NOTICIAS

TCM estrena el documental ‘¡Viva Varda!’

NOTICIAS

TCM estrena el documental ‘¡Viva Varda!’

TCM estrena la película documental ‘¡Viva Varda!’, retrato de la vida y obra de la cineasta Agnès Varda. El canal rinde así tributo a la artista coincidiendo con el quinto aniversario de su muerte. A lo largo de su carrera, Agnès Varda fue galardonada con un Oscar honorífico, recibió una Palma de Oro de honor en el Festival de Cannes y el premio Donostia del Festival de San Sebastián en 2017.

La película, dirigida por Pierre-Henri Gibert, muestra la singularidad como artista y como ser humano de Varda , desde sus primeros días como fotógrafa hasta su papel como figura inspiradora, a través de entrevistas, imágenes de archivo y extractos de sus películas más importantes.

El 29 de marzo se cumplen cinco años del fallecimiento de Agnès Varda, una de las figuras clave de la nouvelle vague francesa. En TCM la recuerdan con el estreno exclusivo en televisión de ‘¡Viva Varda!’, un documental que ofrece una nueva perspectiva de la vida y obra de esta gran cineasta con los testimonios de miembros de su familia, como su hija Rosalie Varda, amigos y colaboradores, como el director Jean-Luc Godard, y actores y actrices, como Louis Garrel y Sandrine Bonnaire.

Pocas figuras han dejado una huella tan profunda como la cineasta francesa Agnès Varda, coetánea de François Truffaut o Claude Chabrol. Su obra innovadora y su enfoque único la han convertido en una de las directoras más influyentes del mundo del cine y en una de las pioneras del cine feminista en Europa.

Nació el 30 de mayo de 1928 en Ixeller, al sur de Bruselas. Era hija de padre griego y madre francesa. Durante la Segunda Guerra Mundial, su familia se refugió en el sur de Francia, donde la joven Varda ya demostró interés por el arte, la fotografía y la literatura. Comenzó su carrera cinematográfica en la década de 1950, explorando una amplia gama de géneros y estilos, desde el cine documental hasta la ficción, siempre con una voz distintiva y una perspectiva única. Se convirtió en una figura clave de la nouvelle vague, el movimiento cinematográfico francés que desafió las convenciones narrativas y estilísticas establecidas.

A lo largo de su carrera, Varda demostró una sensibilidad única para explorar temas sociales y políticos, así como una profunda empatía por sus personajes. Su enfoque humanista se reflejó en títulos como ‘Cléo de 5 a 7’, un filme en el que, prácticamente en tiempo real, sigue con su cámara a una cantante mientras espera el resultado de una prueba médica. Luego rodaría títulos como ‘La felicidad’ o ‘Una canta, la otra no’ y ‘Sin techo ni ley’, que es un retrato conmovedor de una mujer sin hogar y por el que ganó el León de oro del Festival de Venecia de 1985.

Agnès Varda experimentó con todo tipo de cine: la ficción, el documental, el videoarte, instalaciones con imágenes. Ella se decantaba por el documental porque “frente a la cámara la gente se comporta de forma diferente”, según decía. “Frente a la cámara algo sale de dentro de la gente y si puedes captarlo es emocionante”, afirmaba. Un ejemplo de uno de sus maravillosos documentales es ‘Los espigadores y la espigadora’, donde destaca su enfoque humanista y su capacidad para capturar la complejidad y la belleza de la vida cotidiana y critica, además, el consumismo desaforado de estas últimas décadas y cómo se pueden utilizar mejor los alimentos.

Agnès Varda no paró nunca de trabajar. Una de sus últimas películas fue ‘Caras y lugares’, que codirigió con el fotógrafo JR. Con él viajaba por el interior de Francia fotografiando y hablando con distintos personajes que se encontraban a su paso: trabajadores de una fábrica, camareras de un bar o la única mujer que vivía en la casa de un barrio obrero. Es un documental que estuvo nominado al Oscar. No lo ganó, pero pocos meses antes la Academia de Hollywood le concedió un Oscar honorífico por toda su carrera. En 2015 recibió una Palma de Oro de honor en el Festival de Cannes y en 2017 el premio Donostia del Festival de San Sebastián.

OTRAS NOTICIAS