PUNTO DE VISTA. Reflexiones y opiniones sobre una mesa redonda por la igualdad en nuestro sector. Por ANNA MARQUÈS

Dones Visuals, la asociación catalana que “impulsa acciones de las mujeres del audiovisual”, Invitó a Anna Serner, Presidenta del Instituto sueco de Cine, para hablar de paridad en el sector. Neus Ballús, cineasta, hizo el papel de moderadora y preguntó a Serner cuál es la situación del sector respecto a la calidad del cine y a la mujer. Anna Serner resumió: “El mundo está empezando a escuchar. El objetivo 50/50 de 2012 de Cannes se está implementando, consiguiendo y, de alguna manera, obteniendo reconocimiento. En 2016, el objetivo 50/50 para 2020 reunió prensa de todo el mundo y se ha ido firmando en algunos festivales, aunque no lo estén cumpliendo”.

Mesa redonda en SGAE Catalunya, en una sala totalmente llena. De izquierda a derecha, Neus Ballús, Anna Serner, Marta Selva, Elisenda Alamany, Carla Simón y Miriam Porté.

CIMA lidera esta iniciativa en España. En el último Festival de San Sebastián, el ministro de Cultura, José Guirao, y el director del certamen, José Luis Rebordinos, firmaron una carta similar a la de Cannes, por la igualdad. Junto a ellos, vigilante, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. Rebordinos declaró en el Diario Vasco  del 8 de septiembre: “Habrá una combinación muy buena entre glamour y filmes”.

Sería genial creer que, a partir de ahora, la selección de películas también proporcionará una combinación muy buena entre directores y directoras, productores y productoras, y no solo porque esperamos esa paridad recién firmada, sino porque ésta conllevará un aumento de mujeres cineastas y de la calidad de las películas, tanto de hombres como de mujeres.

Marta Selva, una historiadora experta en género, docente universitaria y exdirectora del Institut Català de la Dona durante 7 años, resumió la situación actual: “Se da un descenso del índice de tolerancia ante la desigualdad porque tiene la visibilidad de prácticas artísticas y creativas”. Puesto que el ambiente discrepa abiertamente con las desigualdades, hace que las mujeres sean mucho más atrevidas. “Hasta hace poco, el canon de representación en el audiovisual era poco discutido. El cuestionamiento, no obstante, cada vez es más amplio ante la desigualdad y existen menos cortapisas de censura interna”.

De censura externa, no obstante, Selva afirma que “existe, en connivencia con las prácticas industriales de desigualdad”. Afirma que existe “una pérdida de miedo a la abertura de la experiencia radical de las mujeres en su diversidad”.

Marta Selva: “Se da un descenso del índice de tolerancia ante la desigualdad”

La tolerancia cero en cuestiones de desigualdad aparece en los últimos años, con movimientos diversos claramente empoderadores de la mujer. Algunos claman por la igualdad, otros reclaman otras causas, como #MeToo. Hoy, observamos el intento de muchos sectores -el deporte, la empresa- por conseguir la igualdad de oportunidades de hombres y mujeres. Leemos  que el Gobierno quiere tramitar vía urgente  una ley de equiparación salarial. Pero, ¡OMG, surprise!, no será obligatoria.

Después de muchos años de labor zapadora, CIMA es depositaria de unos datos que muestran una realidad indecente. Si no supiéramos el índice de directoras respecto a directores, no nos parecería escandaloso. Anna Serner insiste muchísimo en lo que CIMA ha sabido siempre: “Do the counting; do your math”, es la única prueba de que en la sociedad humana actual vivimos (en general) dos especies: hombres y mujeres.

CIMA sabe que de 2015 a 2017 el índice de mujeres profesionales en el sector ha bajado de 26% a 24%, y así lo grita a quien lo quiera escuchar.

Así que, ‘doing the counting’, eso que venimos haciendo desde hace años, parece que la pregunta precisa es: ¿a qué índice hemos de llegar para que una sociedad patriarcal, de mente y poder masculino, decida implementar medidas reales y realistas para alcanzar la paridad y la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres? En otras palabras: ¿cuánto más porcentaje hemos de perder?

Anna Marquès: “¿A qué índice hemos de descender para que una sociedad patriarcal, de mente y poder masculino, decida implementar medidas reales y realistas a favor de la mujer?

Elisenda Alamany, la representante política de la mesa redonda, declaró que “la cuota ha existido siempre, la cuota de ser hombre. La calidad existe en cuanto que tienes que reflejar la sociedad que tienes delante” por lo que, si no hay visión de la mujer de la sociedad existente, la perspectiva está capada, y, en consecuencia, la calidad no puede existir.

Prevalece una resistencia a las cuotas, si se puede revertir la situación sin ellas. Pero si no hay regulación, no hay cambios. Si Anna Serner deja su puesto, es posible que sus políticas dejen de aplicarse.

Alamany, además, plantea una reflexión sobre el ámbito cultural actual: el modelo está agotado: “Los feminismos son los únicos que pueden agitar la realidad. Los debates de la igualdad se han dado en la calle durante décadas y hoy llegan al estamento político”. Y concluye: “Un cine que no muestra la sociedad como es porque no hay mujeres que lo hagan, no es un cine real”.

Elisenda Alamany: “Un cine que no muestra la sociedad como es, porque no hay mujeres que lo hagan, no es un cine real”

La directora multipremiada Carla Simón se alegra de la “¡cantidad de mujeres cineastas haciendo cine de calidad! Soy consciente que estamos en un momento dulce. Cuando empecé el viaje no tenía discurso de qué es hacer cine y ser mujer. No me lo había planteado. En mi primera entrevista, en RTVE, antes de ir a Berlín, pensaron que era la actriz, no la directora. Hoy, me siento afortunada de ser mujer y hacer cine”.

El dilema de si se presentan menos proyectos liderados o dirigidos por mujeres y si eso empieza a cambiar, lo explica Miriam Porté, productora de Distinto Films y presidenta de Dones Visuals: “La calidad no existe porque las mujeres no están incorporadas al cine. El talento femenino no está, ni se le espera, mientras no haya medidas que faciliten su incorporación”.

Miriam Porté: “El talento femenino no está, ni se le espera, mientras no haya medidas que faciliten su incorporación”

¡Cuántos años de lucha de CIMA para la promoción de la mujer cineasta en el ICAA! Y para prueba, el botón de este mismo año: la última orden del ICAA en la parte a Fomento para Igualdad, en la puntuación de proyectos liderados por mujeres y con jefas de equipo.

Hace un año, se dio un hecho sin precedentes en la cinematografía en Catalunya. La asociación Dones Visuals buscó el apoyo de entidades, asociaciones profesionales y cívicas y universidades, para la lucha por la igualdad en el sector audiovisual. Consiguió la confirmación por escrito de -prácticamente- todas las partes convocadas. Con un sector aunado en implementar la paridad, la asociación de mujeres propuso al conseller de Cultura del Govern de la Generalitat una cuota positiva, lenta, escalada, sensata, comprensible. Y el conseller no la aceptó.

Así que Porté ha comprobado que hay una doble moral: indiscutiblemente, hay que luchar por la paridad, pero hay una gran resistencia al cambio.

La presidenta del instituto sueco dice que en Suecia no sólo tenían un problema de género, sino de cantidad y de calidad. En su país, se ríe, todo el mundo miraba los grandes éxitos de los daneses, pero “hay que cuidar el talento y el género en casa”. Resume: “Cualquiera que esté en un puesto en el que se toman decisiones puede decidir cambiar. Y cualquiera que esté en una posición de liderazgo sabe que el cambio es difícil, porque la gente no sabe cómo comportarse”. Sobre sus planes explica que cuando declaró el objetivo 50/50 en tres años también decidió “si no puedo conseguirlo, no me dan miedo las cuotas”.

Anna Serner: “Cualquiera que esté en un puesto en el que se toman decisiones puede decidir cambiar. Y cualquiera que esté en una posición de liderazgo sabe que el cambio es difícil, porque la gente no sabe cómo comportarse”

La industria sueca la escuchó inmediatamente. Los festivales de cine la escucharon y actuaron. “Cualquier objetivo y cambio de dirección requiere un plan: basta de hablar, empecemos a actuar”. “Stop talking, start acting”.

Sus tres acciones principales han sido:

1.-proporcionar modelos a seguir, es decir, mujeres cineastas competentes en una página web, www.nordicwomeninfilm.com, que es para cineastas suecas.

2.- elaborar un plan de mentorización con mujeres reconocidas a nuevos talentos.

3.- establecer unos criterios para elegir los proyectos a financiar.

Anna Serner: “Los hombres son contratados por su potencial; las mujeres, por su experiencia”

Serner manifiesta: “Los hombres son contratados por su potencial, las mujeres, por su experiencia”. Su plan en Suecia se ha basado en visibilizar y proporcionar experiencia a mujeres. Sabe, no obstante, que las mujeres no quieren ser objeto de estigma para poder hacer películas. Puesto que ha establecido unos criterios de selección muy claros y se reúnen periódicamente, Serner declara que, en primera instancia, siempre optan por proyectos de calidad. Y si en el mes de abril han elegido solamente un 10% de películas de mujeres, entonces se preocupan de la igualdad de género.

Gracias a esta estrategia, el cine sueco se encuentra como nunca en la historia se ha visto en festivales, premios y éxitos, nominaciones a los premios Oscar y en distribución. “Cualquiera que diga que la igualdad de género no eleva la calidad en el cine, es que no quiere ver los hechos”. A lo que Porté añade: “No sólo hay más talento incorporado, las mujeres, sino que los hombres se sienten estimulados”. Añade que para aplicar las medidas correctoras en Catalunya, “lo primero que debemos hacer es desacomplejarnos. El mundo ideal sería si Dones Visuals no tuviera que existir, pero si los políticos no hacen su trabajo, hemos de reactivarnos”. A lo que Alamany agrega: “Las reivindicaciones feministas entran en las instituciones desde la calle, porque las instituciones son muy conservadoras. Aunque los datos escandalicen, las instituciones políticas, por sí solas, no van a hacer cambios”.

Alamany forma parte de un partido de izquierdas, Catalunya en Comú, cuyo 4º punto ideológico es “Una revolución democrática y feminista”. Para ella, el cambio no significa necesariamente más fondos, sino un reparto mejor. Y, por su parte, confirma que cuando se habla de cuotas debe ser un tránsito, una oportunidad. Está convencida que hay mujeres en política porque hay una ley que obliga a ello.

Y con propuestas políticas, económicas y sociales negocia CIMA día a día. Durante 12 años, nuestra asociación ha removido cielo y tierra, y gracias a esta docena de años, hemos avanzado centímetro a centímetro. Ahora somos visibles. Nos llaman. Nos reconocen, nos escuchan en los comités de asesoramiento. ¡¡Firman con nosotras!!

Recientemente hemos presentado una propuesta al ICAA de ocho medidas, unas más inmediatas, otras a medio plazo. No dejamos ámbito sin pulsar: la producción y el fomento de la igualdad, la distribución y la exhibición, nacional e internacional. Sin los 12 años previos, estas propuestas habrían sido posibles, especialmente el programa IMPULSA, forjado a lo largo del año, que se propone relanzar las carreras de las mujeres cineastas. ¡De nuestras mujeres!

En referencia a las cuotas, Carla Simón opina que “son muy importantes, pero juega un papel esencial la educación. Desde el momento de la educación a la profesión se pierde mucha gente. Si se enseñara cine en la etapa de la educación, no se perdería”.

Carla Simón: “Desde el momento de la educación a la profesión se pierde mucha gente. Si se enseñara cine en la etapa de la educación, no se perdería”

Serner explica que, en las escuelas, cuando una niña quiere ser directora de cine suele recibir una respuesta desmotivadora por la dificultad, la competencia, la maternidad y un montón de incomodidades. Cuando un niño quiere ser director de cine, se mencionan también la dificultad y la competencia, pero se le anima a que haga lo que le gusta. Serner ha proporcionado apoyo con sus medidas a muchas mujeres que le dicen “Ahora sé que es posible”. Declara con voz alta y clara: “Nos necesitamos unas a otras. Os necesitamos, hombres”. “We need each other, we need you, men”.

Nosotras también lo creemos, de ahí nuestro nexo: CIMA. ¿Alguna de nosotras no cree que nos necesitamos unas a otras, que el trabajo es conjunto, que una sola no hace nada, pero muchas juntas lo hacemos todo? Ahí estamos, lidiando un sistema masculino, convocando a gentes de todas partes, edades, sexo y condición, realizando acciones… Y no hay que dudar que aunque nos encontremos en medio del mar, antes o después, tocaremos tierra. No podemos depender ni de la deriva ni del abatimiento: hemos de remar juntas.  Dice Serner que su próximo reto es “estar ahí. Mantener una visión a largo plazo”. Pues eso… Igual que nosotras.


Anna Marquès, delegada de CIMA en Catalunya.


DONES VISUALS / https://www.donesvisuals.cat/

FREIRE, Juan Manual. “Anna Serner: La igualdad de género conlleva a más calidad”. El Periódico de Catalunya, 28 de septiembre 2018. / https://www.elperiodico.com/es/ocio-y-cultura/20180928/anna-serner-entrevista-instituto-sueco-del-cine-7060227