PUNTO DE VISTA / Pobres hombres invisibles. Por CRISTINA ANDREU

La semana pasada el director de la Filmoteca Española, Josetxo Cerdán, me llamó para decirme que habían encontrado por casualidad un corto documental sonoro (‘Mallorca’) dirigido por una mujer, MARÍA FORTEZA, y creían que era del año 33, es decir anterior al ‘Gato Montés’ de Rosario Pí, la primera mujer de la que teníamos noticia que hubiera dirigido, en este caso, una película de ficción, en el año 36.

Me pidió que, si quería hacer una presentación en vídeo y por supuesto le dije que sí, emocionada por este hallazgo.  Una mujer directora de cine, española, desconocida.

El corto documental de unos ocho minutos comienza con una voz explicativa y unas letras en las que homenajea a Isaac Albéniz, por la barcarola  dedicada a Mallorca, el opus 202 que compuso el músico después de un viaje a la isla con Enrique Granados en 1891.

Pensé que me iba a encontrar con simplemente un reportaje, pero se notaba que María Forteza conocía la estructura dramática del documental. Comienza con el punto de vista desde un transatlántico llegando a la isla, el recorrido por diferentes lugares de la isla, el convento de Santa Clara de Palma, un claustro en donde un monje saca agua de un pozo, la exposición en la Lonja, la espalda del tranvía recorriendo el Borne, la gente por la calle, los pequeños barcos faenando, la naturaleza, Sa Foradada… y termina en un plano general. La cámara está colocada con sentido, y con afán estético y todo con una cuidada fotografía. Es la obra de una directora de cine, de una cineasta con todas las palabras.

Me alegré mucho y también me entristeció que a María Forteza se la hubiera tragado también el agujero negro de las mujeres invisibles.

Pero mi mayor sorpresa, fue leer esta semana los periódicos de la isla, que sí que conocían a María Forteza.

Lo primero que dicen es que era una cupletista, pues qué bien me digo a mi misma, y que además se distinguía por la elegancia y riqueza de su vestuario, pues mejor me digo también.

La investigadora Magdalena Rubí dice: «La noticia es muy buena porque no habían aparecido más mujeres, está en el grupo de las pioneras, es un gran descubrimiento”. Y me alegro más aún.

Según The Guardian, la excoordinadora del Festival Internacional de Cine para Mujeres de Barcelona, Marta Selva, admira la película y se complace en que finalmente salga a la luz. Hasta en los periódicos internacionales hablan de María Forteza, mi alegría va en aumento. Me da ganas de gritarla: “María, te has vuelto por fin visible”

Y por fin llegamos al meollo del asunto, por lo visto María Forteza, además de cupletista, bella y elegante fue solo la coordinadora.

Ya que, como matiza el director del Arxiu del So i la Imatge del Consell de Mallorca, Xisco Bonnín, “lo más probable es que ella fuera su colaboradora y que trabajara como coordinadora en este proyecto”. “La imagen que se está vendiendo de ella como cineasta pionera no nos cuadra”, relata Teresa, sobrina de Úbeda.

Porque en este caso, como en tantos, hay que buscar a ese hombre oculto detrás de toda gran mujer. Ramón Úbeda, el productor, que para algunas personas seguramente dirigió el documental, cómo podría ser lo contrario, pero que tuvo que esconderse detrás de su mujer, pobres hombres invisibles. No sé cómo ya no nos hemos acostumbrado a esta maldita costumbre.

Y como no quiero que la indignación supere a la alegría, sé que, a partir de ahora, escribiremos, hablaremos y hasta gritaremos el nombre de María Forteza, la primera directora de cine sonoro del cine español.