NOTICIAS

PREMIO SANT JORDI / Cristina Andreu: “No tenemos ningún techo de cristal”

NOTICIAS

PREMIO SANT JORDI / Cristina Andreu: “No tenemos ningún techo de cristal”

La presidenta de la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA) recogió el prestigioso Premio Sant Jordi de la Industria en la gala celebrada en el Teatro Coliseum de Barcelona. Lo entregó la cineasta Elena Martín, que agradeció el trabajo de CIMA.

Cristina Andreu recogió el galardón en nombre de las “más de 1200 socias que pertenecen a CIMA” y recordó la figura y la trayectoria de Patricia Ferreira, una de las fundadoras de la asociación, siempre comprometida en la lucha por la igualdad.

Las palabras de la presidenta de CIMA al recoger el premio:

Buenas tardes, la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA) agradece agradecemos el premio San Jordi de la Industria.

Hoy estoy yo aquí, ya que por circunstancias de la vida en estos momentos soy la presidenta de CIMA, pero este premio es para las más de 1200 socias que pertenecen a CIMA, para todas y cada una de ellas. Y para algunos hombres, porque mucha gente no lo sabe, pero lo hombres también son muy bienvenidos a CIMA, si son feministas, claro, como lo somos todas las integrantes de CIMA.

Creo que ésta es la primera vez que es un premio de la Industria solidario, ya que si las mujeres estamos en la industria, en la cultura, es porque todas hemos luchado como colectivo y por el colectivo por las demás.

CIMA se crea en el 2006 por un grupo de mujeres que sabía que había que querían luchar para que en el cine y en el audiovisual las mujeres tuvieran los mismos derechos y oportunidades que los hombres, y también muy importante para que el audiovisual tuviera el punto de vista de las mujeres, y para que los hombres nos conocieran, porque si los hombres no nos conocen, ¿cómo podemos relacionarnos como iguales?

Lo primero que hicimos hacemos fue es hacer un informe para conocer los datos, porque los datos no mienten ni inventan, y eran peores aún de lo que nos esperábamos.

Al principio éramos sobre todo directoras, pero poco a poco se fueron han uniendo unido todas las mujeres de la profesión, desde las dueñas de las productoras a las de los equipos de eléctricas, y ahora mismo en todas las categorías ya hay mujeres, en algunos casos más y en otros menos, pero vamos ocupando el espacio que nos corresponde.

Creo que el valor más importante de CIMA es que las mujeres no luchan solo por sus derechos individuales, sino que luchan por el colectivo.

Gracias a los puntos y a las cuotas que en este momento tenemos, fruto de  gracias a haber trabajado conjuntamente con el ICAA, y con sus homólogos autonómicos, han surgido muchas más mujeres en todas las profesiones, y estas mujeres que están demostrando su enorme talento.

Pero me gustaría acordarme de aquellas que lucharon por estos cambios, pero no los que estos cambios por los que lucharon no se vieron reflejados en sus carreras, ya lo sabían, pero no importaba, sabían que no era una carrera a corto plazo. Quiero acordarme de ellas ya que, aunque tenían enorme talento no consiguieron consolidar su carrera, y gracias a ellas, a su enorme generosidad podemos ver los frutos en las nuevas generaciones.

Esta no debe ser una lucha solamente de las mujeres, sino de todos y todas. Sin igualdad una sociedad no puede prosperar y desde luego no es democrática.

Y, una cosa más, sobre todo para las jóvenes, no tenemos ningún techo de cristal que romper, no tengáis miedo y no dudéis de que tenéis todos los derechos, tenemos todo el cielo para disponer de él, tenemos que ejercer nuestro poder. Y juntas lo conseguimos.

Y para finalizar quiero tener un recuerdo para nuestra compañera, amiga Patricia Ferreira, perteneció a la Junta Directiva de CIMA desde su fundación hasta su muerte. Y os aseguro que lucho más que nadie para que todas nos merezcamos el lugar que nos corresponde.

Gracias.

OTRAS NOTICIAS