NOTICIAS

CIMA defiende las cuotas frente a la postura crítica de un sector de la producción

La cineasta Paula Palacios representó a CIMA en las Jornadas de Industria de la asociación de productoras AECINE, que tuvo lugar los días 28 y 29 en la Academia de Cine. En ellas se defendió la existencia de las cuotas, incluso la necesidad de aumentarlas, frente a un sector de la producción que critica las medidas de acción positiva para conseguir la igualdad en el sector.

En esta mesa se debatieron las ayudas al cine y las medidas de acción positiva para fomentar la incorporación de la mujer en el sector audiovisual a través de las cuotas. La existencia de las cuotas, que se ha demostrado sobradamente que es la herramienta más apropiada para lograr el objetivo perseguido, provocó recientemente, con motivo del anuncio de las últimas ayudas generales otorgadas por el ICAA, una reacción crítica por una parte de un sector de la producción.

La Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA), ante la reacción de estas productoras, defiende que el objetivo de las medidas de acción positiva es estimular y promover la presencia de la mujer en el sector audiovisual en aras a alcanzar la igualdad de género. Tal y como está redactada la medida, ahora se garantiza una mayor flexibilidad para que la productora pueda cumplir el objetivo, pudiendo hacerlo a través de una sola mujer o de varias, ya que da igual si la mujer que ocupa los distintos puestos que reconocen puntos es la misma persona o es distinta. Los críticos antes esta medida argumentan, equivocadamente, lo contrario.

Además, han aludido a “situaciones desproporcionadas” y proponen que exista discriminación positiva de puntos o de cuota para proyectos dirigidos por mujeres, pero no ambas. A este planteamiento, CIMA responde con la ley en la mano. El artículo 26 de la Ley Orgánica de Igualdad establece que las autoridades públicas velarán por hacer efectivo el principio de igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el ámbito de la creación y producción artística e intelectual. Para ello, adoptarán medidas de acción positiva a la creación y producción artística e intelectual de las mujeres.

Las acciones positivas constituyen un mecanismo reflejado en la ley, en concreto en su artículo 11, conforme al cual “con el fin de hacer efectivo el derecho constitucional de la igualdad, los poderes públicos adoptarán medidas específicas en favor de las mujeres para corregir situaciones patentes de desigualdad de hechos respecto a los hombres”.

Siguiendo estos preceptos, en el sector del cine han sido adoptadas algunas acciones positivas: Por una parte, la Ley del Cine de 2007 dispone que el ICAA establecerá medidas de fomento de la igualdad de género en el ámbito de la creación cinematográfica y audiovisual y, asimismo, expone que aquellos proyectos que apliquen medidas de igualdad de género en las actividades creativas de dirección y guion serán valoradas positivamente.

Por otra parte, y en aplicación de la anterior previsión, la Orden CUD/582/2020, de 20 de junio (tras las sucesivas reformas), prevé tanto una reserva de cuota del 35% a proyectos dirigidos por mujeres, como la asignación de una puntuación extra para acceder a las ayudas al cine por la presencia femenina en la dirección, en el guion y/o en otros puestos.

Gracias a estas acciones positivas adoptadas en aplicación de la Ley del Cine de 2007 se han ido consiguiendo avances año a año en materia de igualdad de género, aunque todavía son insuficientes. Es a partir de la puesta en marcha de estas acciones, que se han podido producir proyectos relevantes con presencia de mujeres y se han alcanzado extraordinarios resultados. Es un hecho indiscutible que cuando las mujeres han podido dirigir sus películas, han conquistado algunos de los premios más relevantes en los festivales nacionales e internacionales.

Atendiendo a la legislación, estas medidas sólo se podrán reducir o, incluso, eliminar cuando se haya alcanzado la igualdad de género. Hasta entonces hay que aplicar medidas de acción positiva. Medidas que, por otra parte, se caracterizan precisamente por no exigir condiciones iguales cuando el objetivo es paliar una desigualdad. En este sentido, no se le puede exigir la misma experiencia profesional a una mujer que a un hombre cuando estamos hablando de una situación de desigualdad manifiesta. Es, justamente, por eso por lo que se adoptan estas medidas. No se puede animar el talento si antes no se ha conquistado la igualdad.

La postura de CIMA es rotunda, las cuotas funcionan y no solo se deben mantener, sino que se deben aumentar. Los últimos informes de CIMA, referidos a los ocho últimos años, señalan el aumento de las categorías más masculinizadas. Estamos todavía muy lejos de la igualdad. Así mismo, CIMA agradece profundamente el trabajo de Beatriz Navas, exdirectora general del ICAA, y de su predecesor, Ignasi Camós, que luchan por la consecución y preservación de dichas medidas.

OTRAS NOTICIAS