NOTICIAS

In memoriam / Patricia Ferreira

(Por Cristina Andreu, presidenta de la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA). Texto escrito para su publicación en El País)

Patricia Ferreira se ha ido. Aunque sintamos que la llevamos muy dentro, que se ha quedado dentro de nosotras, ya no podremos llamarla continuamente para pedirle consejo y tendremos que buscar en nuestra memoria sus palabras para obtener respuestas.

Directora de cine, documentales y televisión, Patricia Ferreira ha abordado distintos temas sociales y políticos con gran valentía y talento en sus obras. Trabajos entre los que se encuentran ‘Sé quién eres’, ‘Para que no me olvides’, ‘Thi Mai, rumbo a Vietnam’, ‘Señora de’, ‘Todo el mundo es música’ o ‘Los niños salvajes’.

Repasando estos títulos se aprecia una de las características distintiva de su obra, su inclinación por el thriller como género cinematográfico. Hasta en las películas que no son un thriller propiamente dicho utiliza elementos para atrapar al público, un público al que tenía siempre muy presente. Pero Patricia Ferreira también se adentró en el territorio de la comedia y lo hizo con el mismo rigor que siguió en el resto de sus trabajos. Era una cineasta que trabajaba desde la investigación, el guion -aunque siempre colaboraba con importantes guionistas-, las localizaciones, el reparto, el rodaje, el punto de vista de la cámara, y algo que disfrutaba de manera especial, la dirección de actores. En el montaje disfrutaba y sufría, iba todos los días a todas horas, y se veía hasta las tomas que había rechazado en el rodaje. Un día me dijo: “¿Y si esa toma que rechacé en el rodaje ahora es la perfecta para que la película tenga el sentido que necesita?”

Sus series documentales de viajes nos llevan a través de un recorrido fascinante por diferentes rincones de Latinoamérica y de otros lugares de mundo. Y en algunos resalta la importancia de la música como forma de expresión y resistencia.

Su obra refleja su interés por la memoria, la justicia social y la dignidad. Y también por cómo la muerte afecta a las personas. Se ha involucrado en proyectos que abordan cuestiones relevantes en nuestra historia y en nuestras vidas. Sus obras denuncian el privilegio y la falta de dignidad que prevalecieron durante algunos períodos en España.

Entre su legado, lo más reciente es la serie de ficción de seis episodios ‘Las abogadas’, basada en la historia real de Lola González Ruiz, novia de Enrique Ruano, estudiante antifranquista muerto en 1969 a manos de la policía, y abogada superviviente de la matanza de los abogados de Atocha en 1977. Ese día su marido Javier Sauquillo, junto a cuatro abogados más, fue asesinado a tiros por unos ultraderechistas. La serie de ficción también está protagonizada por los personajes de Paquita Sauquillo, Manuela Carmena y Cristina Almeida.

He ido muchas veces a casa de Patricia y tiene una mesa llena de libros sobre esa época. Y sé que se ha entrevistado con todas las personas posibles para poder contar la historia de Lola. Ella sabía muy bien que sin memoria no se puede construir futuro.

Una de las cosas que más disfrutaba era ser profesora de Dirección de la Escuela de Cine de Madrid (ECAM), en donde empezó en el año 2001, y una de las cosas que más ha echado de menos es no haber podido dar clases estos últimos cursos.

Patricia ha sido una mujer profundamente feminista, por eso con otras mujeres fundó la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA) en el año 2006 y ha pertenecido a la Junta Directiva hasta ahora. Para todas, Patricia es un referente en la asociación, se involucró desde el principio en los informes anuales sobre la situación de las mujeres en el cine, para demostrar con datos lo que ya sabíamos: que las mujeres no estamos.

Y con esa capacidad suya de estudio de las leyes y de encontrar las grietas para poder cambiarlas, hemos llegado a este momento histórico donde las mujeres estamos consiguiendo los mismos derechos y oportunidades, desde todos los lugares donde ejercemos nuestra profesión. Me parece estar escuchándola: nunca debemos creer que ya lo hemos conseguido, aunque lleguemos al 50/50 en el año 2025, debemos estar siempre alertas para que esta situación no revierta. Siempre profundamente implicada, hace ahora un año estábamos terminando los nuevos estatutos y reglamentos de la asociación, días y días de arduo trabajo para que CIMA fuera cada vez más una asociación transparente y trasversal.

Ahora Patricia es protagonista en esta semblanza, algo que no le gustaba nada, su trabajo era lo importante, no hacía falta ponerse en primera fila de la foto.

Querida amiga, te quiero mucho, te vamos a echar mucho de menos tus amigos y amigas de tantos lugares.

Nuestro sentimiento ahora está con tu marido Fernando, tu hija Emma y tu nieta Leyre.

Iremos contigo al Ártico a ver auroras boreales.

Cristina Andreu, presidenta de la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA).

OTRAS NOTICIAS