Finaliza el rodaje de ‘Érase una vez… Euskadi’, producción de Beatriz Bodegas

Hace unos días finalizó el rodaje de ‘Érase una vez… Euskadi’, primer largometraje del realizador Manu Gómez y la nueva apuesta de la productora Beatriz Bodegas por un realizador novel. El rodaje se ha desarrollado durante siete semanas en diferentes localizaciones del País Vasco.

 

En el equipo técnico de la película se encuentran, además de Beatriz Bodegas, Josune Lasa en el diseño de vestuario, Diana Sagrista en el sonido, Carmen Sánchez como directora de producción, Esther y Ana Guillem en maquillaje y peluquería, y Nieves Peñuelas en la dirección de comunicación.

Protagonizada por los niños, Asier Flores, Aitor Calderón, Miguel Rivera y Hugo García, arropado por intérpretes como Luis Callejo, Marian Álvarez y Ruth Díaz, entre otros. ‘Érase una vez… Euskadi’ es una producción de La Canica Films y Érase una vez mi cuadrilla AIE, con la participación de RTVE y EITB, el apoyo del ICAA y la colaboración de CreaSGR y Wandermoon Finance.

Euskadi 1985. El colegio ha terminado, por fin llegan las ansiadas vacaciones. Marcos y sus 3 amigos, José Antonio, Paquito y Toni, reciben expectantes la llegada del verano, un verano prometedor sobre todo porque a sus doce años poco importa dónde, ni cuándo, ni cómo. Recorrerán las horas en el laberinto que la vida les ha deparado, en una Euskadi antigua, luchadora, convulsa. Un laberinto de paredes grafiteras, donde rebotan las pelotas de goma y los sueños de libertad; cubierto de un cielo gris prefabricado en cooperativas, donde la muerte y la vida ya no mantienen relaciones formales.

La productora Beatriz Bodegas dice: “Cada rodaje es una nueva aventura que no sabes dónde te va a llevar. En ésta, en la que nos enfrentábamos a un mayor reto por las circunstancias actuales, hemos ido de la mano de un director que ha sabido aprovechar el talento y la experiencia de todo el equipo (tanto artístico como técnico) para contar una historia muy especial. Su pasión, talento y energía nos ha cautivado y nos ha llevado a retratar una época convulsa desde la mirada de cuatro niños en unos espacios y con una fotografía muy potentes, un vestuario y maquillaje que por sí definen a cada uno de los personajes, de los que te quedas con ganas de saber más».

Durante siete semanas se ha rodado en localizaciones emblemáticas como Arrasate, Azkoaga, Bergara, Eibar, Elgeta, Elgoibar, Oñate, Soraluze, Zumárraga y Urkulu.