CIMA / Sahraa Karimi: «Para la comunidad internacional los derechos de las mujeres pueden esperar»

“Los talibán tienen mucho miedo a las mujeres afganas”. Sahraa Karimi, la primera mujer que dirigió la Agencia Estatal de Cine de Afganistán y la única mujer afgana con un doctorado en Cine, viajó a nuestro país invitada por CIMA y por la Academia de Cine, y con la colaboración de Women by Women.

Foto: Pedro Mambrú @mambru_elhombreola

Sahraa Karimi es directora y productora y tras conseguir huir de su país el pasado mes de agosto cuando llegaron los talibán, vive actualmente en Roma. La cineasta fue clara y directa en la emotiva intervención que realizó en el encuentro con público, en el que previamente se había proyectado su película ‘Hava, Maryam, Ayesha’. Hoy es una de las principales voces en denunciar la situación que vive Afganistán.

“Hace seis meses que perdimos todo. Somos muchos, mujeres, hombres, jóvenes y no tan jóvenes, los que nos vimos obligados a dejar nuestro país. No estoy bien, pero hay que continuar”, confesó Karimi, que   grabó su huida a contrarreloj para dejar testimonio del horror y la desesperación vivida por la población cuando los fundamentalistas tomaron el control del país.

Foto: Pedro Mambrú @mambru_elhombreola

Presentada por la presidenta de CIMA, Cristina Andreu, y por Virginia Yagüe (CIMA), guionista y miembro de la Junta Directiva de la Academia en la especialidad de Guion, Karimi también estuvo acompañada en el coloquio por Noor Ammar Lamary, fundadora de Women by Women. La moderadora fue la periodista Pepa Blanes.

Sahraa Karimi tiene muy presente a las “valientes” afganas que siguen saliendo a la calle para reclamar sus derechos más básicos, y tras lamentar “el abandono” en el que se encuentran, expresó su preocupación por la sensación que tiene por parte de la comunidad internacional “de que los derechos de las mujeres pueden esperar. Nos dijeron que nos iba a salvar, que nos iba a ayudar, y nos ha abandonado”, recalcó en el encuentro moderado por la periodista Pepa Blanes.

Hija de refugiados afganos, la cineasta creció en Irán y estudió Dirección de Cine en Eslovaquia y República Checa. Con sus trabajos  ha visibilizado la realidad de las mujeres de su país. Su último largometraje, ‘Hava, Maryam, Ayesha’, cuenta la historia de tres mujeres embarazadas que viven en Kabul y sus diferentes contextos sociales. Una de sus protagonistas, la actriz Fereshta Afshar, también había  sido invitada, pero no consiguió  el visado para salir de Afganistán.

“Hemos  intentado varias veces que pudiera salir, pero sin éxito. Estoy preocupada”, destacó Karimi, que también puso el foco en la imagen que tiene el mundo de las mujeres de Afganistán. “Esa idea de que no tenemos aspiraciones intelectuales, culturales, no es cierta. Nos presentan mendigando agua y pan, y somos muchas las mujeres afganas que hablamos inglés, tenemos un alto coeficiente intelectual. Estamos muy orgullosas de nuestra feminidad”, apostilló.

Karimi está convencida de la capacidad que tiene el cine para cambiar esa mirada. “De cada diez directores afganos, seis son mujeres. Hemos pagado un alto precio por muchas cosas, una de ellas es que no nos han dejado crear nuestra propia narrativa”, dijo ante el auditorio mayoritariamente femenino con el que compartió su película y su relato.

Foto: Pedro Mambrú @mambru_elhombreola