CIMA, en el Congreso Internacional sobre la Justicia con Perspectiva de Género

La Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA) estuvo presente en el Congreso Internacional sobre la Justicia con Perspectiva de Género que se desarrolló en Madrid los días 25 y 26 de abril. La Letrada del Gabinete Técnico del Tribunal Supremo, Susana de la Sierra, socia de CIMA, ha sido la representante de la asociación.

El Derecho, como cualquier otro sector de la realidad, también puede ser visto y analizado con gafas violetas. Dado que las normas son productos humanos, no resultan inmunes a las relaciones de poder subyacentes ni, en general, a los sujetos que las elaboran, las aplican y las juzgan. La perspectiva de género en la justicia apela a la necesidad de interpretar y aplicar las normas teniendo esa afirmación en mente e irradia todos los ámbitos judiciales.

En el congreso se reunieron mujeres y hombres de todas las coordenadas del globo y resultó singularmente interesante escuchar a juezas de países como Yemen, Senegal o Libia dar cuenta de las especiales dificultades que tienen las mujeres en sus países no ya para aplicar la justicia con perspectiva de género, sino para impartir justicia en general formando parte de los órganos correspondientes. Qué decir tiene que dichas dificultades eran aún mayores a la hora de romper el techo de cristal en la judicatura, algo que, en general, era compartido por todas las asistentes procedentes de todos los Estados.

Los debates en la primera jornada se articularon en torno a mesas redondas organizadas por órdenes jurisdiccionales: penal, social, civil y contencioso-administrativo. Así, se abordaron temas como la violencia de género, la discriminación laboral, la custodia compartida o la paridad en las Administraciones Públicas, incluyendo la posibilidad de incluir medidas de acción positiva. En la segunda jornada, se desgranó la importancia de la perspectiva de género en cada profesión jurídica y se abundó en la necesidad de formar en justicia igualitaria.

Jueces y juezas tienen la última palabra en cualquier litigio, incluyendo aquellos relativos al cine y al audiovisual, también cuando se trata de interpretar normas con carácter general y no sólo de resolver un recurso concreto. Por ello, y para contribuir a que el Derecho del audiovisual y del cine también cuente con una perspectiva de género, resulta fundamental que quienes están llamados a interpretar y aplicar las normas lo hagan desde esa perspectiva.