NOTICIAS

Carlota Pereda finaliza el rodaje de su segundo largometraje, ‘La ermita’

NOTICIAS

Carlota Pereda finaliza el rodaje de su segundo largometraje, ‘La ermita’

La cineasta Carlota Pereda ha terminado el rodaje de su segundo largometraje de, ‘La ermita’, cine de terror protagonizado por Belén Rueda. En el equipo técnico de la película se encuentran la directora de fotografía Rita Noriega, la ayudante de dirección Sara San Martín.

La película está inspirada en el cortometraje del mismo título y es una producción de Laura Fernández-Brites y Carlos Fernández para Filmax en coproducción con Iñaki Gomez y Pablo Echart para Bixagu Entertainment.

Con guion de la directora, junto a Albert Bertran Bas y Carmelo Viera, es la historia de una mujer, una falsa médium atormentada por su pasado. Acompañan a Belén Rueda en el reparto Maia Zaitegi, Josean Bengoetxea, Loreto Mauleón, Jon Olivares, Elena Irureta y Nagore Aranburu.

Es la historia de Emma, que quiere aprender a comunicarse con el espíritu de una niña que lleva siglos atrapada en una ermita y por eso intenta convencer a Carol, una incrédula y falsa médium de que la ayude. Contactar con el espíritu le ayudará a seguir unida a su madre enferma cuando esta muera. Lo que Carol no sospecha es que Emma posee realmente ‘el don’ y que, si la niña sigue intentando usarlo sin su ayuda, pondrá su pequeña vida en peligro.

“Cuando Laura Fernández me propuso la historia de ‘La ermita’ aún no habíamos rodado ‘Cerdita’. Había algo en el guion de Albert Bertran Bas y Carmelo Viera que resonó en mí y que conectó de manera brutal con mi propia experiencia como hija y como madre y decidí desarrollarla con ellos. Así, en cierto sentido, se puede decir que es una historia muy personal. Repito con mi núcleo de equipo más cercano, que me acompaña desde siempre, y con actrices como Belén Rueda y Loreto Mauleón. Así, en familia, no nos da apuro exponernos, mostrarnos vulnerables. Porque ‘La ermita’ es una historia de terror, sí, pero sobre todo, es la historia de lo difícil que es ser madre e hija y cómo, a veces, no llegamos a entendernos hasta que somos adultos, como en toda historia de fantasmas, hasta que ya es demasiado tarde. O tal vez no lo sea”.

Esta película, que cuenta con un equipo de 100  personas y cerca de 1.200 figurantes, se inspira en los llamados ‘hombres pájaro’, los médicos de la peste del siglo XVII que vivían completamente aislados, ocultos bajo inquietantes máscaras y largas túnicas y portaban afiladas varas para defenderse de los pacientes y evitar contagiarse. A partir de ellos, nace esta fábula que bascula entre el pasado y el presente, entre el suspense y lo fantástico, para explorar temas como el amor materno-filial, la muerte, los fantasmas o la reconciliación con nosotros mismos y con los que nos rodean.

 

 

OTRAS NOTICIAS