Volver a Home
ARCHIVO NOTICIAS
-2009 (91)
-2010 (461)
-2011 (584)
-2012 (580)
-2013 (513)
-2014 (291)
19
Marzo
2012
La invisibilidad de las mujeres en la historia política de España, por Oliva Acosta
Etiquetas: Oliva Acosta, CIMA, Las Constituyentes, Premio Meridiana
Sección: Punto de Vista
imagen noticia

(Artículo escrito con motivo del premio Meridiana concedido por la Junta de Andalucía a Oliva Acosta, directora de la película documental “Las Constituyentes”, y coincidiendo con el bicentenario de la Constitución de Cádiz de 1812)

Una de las preguntas más reiteradas en las entrevistas con medios de comunicación desde que concluimos la producción del largometraje documental “Las Constituyentes”, se refiere al hecho de que “a nadie se le hubiera ocurrido antes”  hacer un documento audiovisual sobre las 27 pioneras que fueron elegidas diputadas o senadoras en las elecciones generales de 1977, entrando así por primera vez en las Cortes Españolas, al inicio  del período de la transición democrática en nuestro país.

Los profesionales de los medios de comunicación, de distintas generaciones, varones y mujeres, me mostraban su sorpresa ante el desconocimiento propio y ajeno acerca de la existencia de una visión única como la de nuestras protagonistas, sobre un momento crucial de la historia de España. Encarnaban así, en sí mismos, la ignorancia histórica en este país sobre el significado del trabajo que desarrollaron las mujeres en general, y en particular, las Constituyentes, en la lucha para conseguir la igualdad, y con ello poner los cimientos de una verdadera democracia.

Todo ello a pesar del esfuerzo de las organizaciones de mujeres, de las militantes de los partidos políticos, de las organizaciones sociales, y de las mujeres en general, por existir social y políticamente, y ocupar los espacios que la democracia nos garantiza. Y a pesar también de la existencia de excelentes ensayos publicados sobre el tema, muy anteriores a nuestra película, como por ejemplo “Mujeres parlamentarias de la legislatura constituyente”, dirigido por la profesora Julia Sevilla, o “Las parlamentarias en la 1ª Legislatura”, de la misma autora[i]. Ambas han sido las fuentes principales de las que he bebido para el desarrollo del guión y para la documentación de “Las Constituyentes”.

La respuesta a la pregunta que me hacían los medios de comunicación me parecía obvia: el desconocimiento que mencionaba anteriormente no es más que un síntoma de una sociedad gravemente enferma a causa del sistema patriarcal imperante durante tantos siglos, un sistema que no concibe la historia incluyendo a las mujeres y que no valora el ingente patrimonio histórico que las pioneras nos han legado.

No hay apenas nadie que desconozca que un dia tres hombres pusieron por primera vez el pie en la luna. Un territorio ignoto recogía por vez primera la huella de un ser humano, la de un varón. Y han corrido ríos de tinta y papel sobre este hecho histórico…    El 22 de Julio de 1977, en España, 27 mujeres ponían el pie por primera vez en un territorio igualmente remoto para ellas, igualmente desconocido y hostil, aunque 46 años antes Clara Campoamor, Victoria Kent y Margarita Nelken habían dejado ya su huella al pisar por primera vez las Cortes y el territorio absolutamente masculino de la política en España, en Junio de 1931.

Posteriormente llegarían otras mujeres como María Telo, Concha Sierra, Carmen Salinas o Belén Landáburu,  que trabajaron desde dentro del régimen allanando el camino para las modificaciones en los artículos del código civil y penal referentes a los derechos de las mujeres[ii], que se consiguieron una vez concluída la dictadura de Franco. El reformismo fue la vía elegida por algunas mujeres como ellas para avanzar en la equiparación legal de los sexos en el contexto de la dictadura franquista. Como afirma Belén Landáburu en nuestra película: Dentro del régimen fuimos esas mujeres las que planteamos e impulsamos reformas, de alguna manera fuimos las pioneras y en un ambiente bastante hostil. Estuvimos trabajando en la comisión general de codificación, desde el año 1972 hasta 1977, es decir, hasta la llegada de la democracia. Y, en veces sucesivas, esa comisión general de codificación produjo los proyectos de ley necesarios para que se modificara toda la posición de la mujer y por lo tanto la igualdad de la mujer.”

Pero ellas apenas salieron en la foto, pasó el tiempo y con él llegó el olvido. Clara Campoamor murió en Francia en 1972 sin que apenas nadie en España fuera consciente del legado que nos dejaba y pudiera reivindicar su memoria, y las 27 Constituyentes, junto con sus logros históricos, quedaron en la casi absoluta invisibilidad. Uno de esos logros es, por ejemplo, el haber conseguido incluir en la Constitución española el Artículo 14, que por primera vez reconoce la igualdad plena entre hombres y mujeres, y que pasó en aquel momento histórico con mucha más pena que gloria. Así lo expresaba desde el estrado Maria Teresa Revilla, representante de UCD, y la única diputada en la comisión constitucional, tras la votación del artículo 14: “ Señorías, en este artículo que hemos votado afirmativamente la mujer española adquiere por fin la plenitud de derechos, es verdad que la votación ha sido unánime y sin disidencias cómo estaba reclamando nuestra sociedad, pero las mujeres no vamos a dar las gracias por ello…”.

Nona Inés Vilariño, Diputada Constituyente por UCD, nos recordaba en una de sus intervenciones en “Las Constituyentes” que “Esto era un reconocimiento formal, pero no estaban dispuestos a abordar las consecuencias desde el principio en aquel momento, aunque luego fueron desbordados por la lucha de muchísimas mujeres... pero sí, yo estoy de acuerdo con lo que Mª Teresa Revilla decía, parece que no se votaba nada y se votaba algo absolutamente histórico.”

La película documental que he tenido el inmenso honor de dirigir, “Las Constituyentes”, trata de rescatar del olvido y transmitir a las actuales generaciones la memoria de estas 27 diputadas y senadoras que participaron en la elaboración de la Constitución española de 1978, y trabajaron activamente para dar lugar a la transición democrática y por la consecución de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Ellas representan a una generación de mujeres que abrieron las puertas de la política a las generaciones actuales, y conectar con ellas nos permite conectar también con nuestra historia y nuestra genealogía como mujeres, como diría Amelia Valcárcel. Así lo expresa la diputada de UCD por Granada, Mercedes Moll de Miguel en la película: “Somos una cadena y nosotros somos el eslabón, yo me siento el eslabón de una cadena de unas mujeres que algunas tuvieron la situación, cómo la he tenido yo, de hacer algo especial y que lo que tenemos es que seguir aumentando esa cadena.”

Algunas de Las Constituyentes, según ellas mismas me decían, han concedido a través del documental una última entrevista pública. Tristemente, por ejemplo, la diputada Constituyente por el Partido Socialista de Alicante, Asunción Cruañes, ya no está con nosotros, pero queda su testimonio, y suena alto y claro: “Empezaba entonces a hacerse aquello de la oposición, eso es el origen de todo lo demás, de todo lo que yo hice luego. El haber tomado consciencia a tiempo de que yo no podía ser testigo de la historia, sino protagonista, metida en la historia mismo.” O cuando recordaba los días vividos en las Cortes Constituyentes, y en ese momento parece que se detiene la respiración del documental para escucharla: “Aquellos días fueron algo... yo estoy muy contenta de haberlos vivido ¡y de no haberlos olvidado! ¡nunca!, no los olvide nunca, muchas veces me dicen “abuela cuéntanos cómo fue el 23F” y digo “no, no, os voy a contar como fue el día que yo llegué la primera vez al parlamento, el día de la inauguración, que yo tenía 52 años ¡y votaba por primera vez! ¡entonces!... Os contaré eso”.

Así pues, a mí, como mujer y como directora, me resultaba urgente hacer un recorrido documental, con una visión de género, sobre este momento histórico, imprescindible para poner en valor y recuperar la memoria de las diputadas y senadoras que recogiendo el testigo de Clara Campoamor y sus coetáneas, defendieron con una gran dignidad la igualdad entre los géneros, y que contribuyeron activamente a las reformas que, impulsadas desde el Parlamento, hicieron posible trasladar al debate político los derechos de las mujeres. 

Cada año en el aniversario de la Constitución Española oía hablar y leía multitud de páginas y homenajes a los llamados “padres de la Constitución” de aquel momento histórico, y siempre me preguntaba qué habría sido de las mujeres… como afirma Carmen Calvo en una secuencia que rodamos para el documental: “A los parlamentarios de entonces se les recuerda y se les tiene presente, pero de ellas… ¡es que no hay rastro!...”.

Efectivamente, una vez iniciado el proceso de documentación para la película, nuestro trabajo consistió en seguir el rastro de las constituyentes, y con ello nos dimos cuenta del estado en el que se encuentra en nuestro país la documentación gráfica y audiovisual sobre la historia de la participación política y social de las mujeres. Muy complicado localizar las fotografías o las imágenes en movimiento sobre el feminismo, por ejemplo, donde nos encontramos con fondos privados en su mayoría, dispersos y mal catalogados, y falta de cuidado y consciencia del valor de ese material. Así que con este trabajo esperamos también impulsar un objetivo que inicialmente no nos habíamos propuesto: difundir la necesidad de crear un importante archivo nacional sobre la historia política y social de las mujeres en España.

Como apuntaba Daisy Rubiera, hija de la protagonista de mi anterior película documental, “Reyita”, que trata sobre una mujer cubana cuya mirada desde la intrahistoria nos descubre también una perspectiva inédita de la historia de Cuba y del siglo XX: “los pobres y los más vulnerables no tenemos memoria: no tenemos álbumes, no tenemos fotos o imágenes, eso es para ricos, y es inútil que busques más”...

Mi intención con el documental ha sido visibilizar y dejar constancia del largo camino recorrido para la consecución de la igualdad de derechos de las mujeres, y conectar también con el presente y las generaciones de hoy, a través de la secuencia que rodamos en el Senado del encuentro entre mujeres políticas actuales y las diputadas y senadoras constituyentes. Dar a conocer a estas importantes mujeres de entonces y de ahora, en su faceta política y personal, ha sido un gran reto que se ha hecho más fácil, sin duda gracias a su aportación y disposición, aunque al principio les costara creer que una película documental pudiera interesarse por ellas.

Como escribía Laura Crespo para el Imparcial: “entrelazada con las entrevistas a las constituyentes la secuencia bombea el corazón del metraje, es un encuentro sincero y coloquial entre algunas de las mujeres que hicieron historia entonces y las que están llamadas, desde los partidos políticos, a lidiar con el ahora[iii]. Esta escena, que nos sitúa claramente en el presente político para las mujeres de los diferentes partidos del arco parlamentario en España, se rodó sin cortes en un diálogo de más de dos horas. Se produjo así un debate interesantísimo que ellas guiaron temáticamente a su antojo, sin nuestra intervención. Creo que afortunadamente, al final conseguimos el objetivo que nos habíamos planteado, transmitir la verdad, emoción y frescura que echamos tanto de menos en la mayoría de los discursos políticos y que Las Constituyentes nos han ayudado a rememorar. 

Margarita Uría, vocal del Consejo Gral del Poder Judicial decía algo que sirve de resumen de uno de los hilos temáticos más importantes en la mencionada secuencia: "Yo querría introducir mundos a los que todavía no hemos llegado, a pesar de los esfuerzos de las pioneras: es la primera vez que en un consejo de 21, estamos 6 mujeres.. La mitad de los jueces y magistrados que hay en España son mujeres y el Tribunal Supremo se compone de 72 hombres y 10 mujeres ¿Quiere eso decir qué son peores?, pues la verdad es que no, los números 1 de la escuela suelen ser siempre mujeres. En Euskadi por ejemplo, ya son más de la mitad las juezas, pero luego, al llegar a los escalones superiores, ellas mismas se retraen. El otro día para una plaza de la sala primera se han presentado 26 personas, todos hombres, ni una sola mujer. ¿Es que no hay civilistas en España?..."

La percepción de la injusticia del patriarcado y el origen de la consciencia feminista, las jornadas feministas que se multiplicaron por todo el país, la lucha desde las asociaciones de amas de casa y desde los partidos en la clandestinidad, la experiencia de la campaña electoral del 77, el compromiso familiar y la renuncia que les supuso, la entrada en las listas para el Congreso y el Senado, la llegada del exilio de La Pasionaria, su entrada en las Cortes acompañada de las jovencísimas diputadas Pilar Brabo y Dolors Calvet, el ambiente vivido en aquellos días donde todos y todas eran principiantes en una democracia, la lucha de Carlota Bustelo para conseguir la aprobación de los anticonceptivos, el plante de las diputadas ante el artículo que permitía la prevalencia del hombre sobre la mujer en la sucesión real, la votación del artículo 14, o las declaraciones de la senadora Dolores Pelayo que opina que Virginia Woolf se quedó corta pidiendo una habitación para la mujer ("debimos quedarnos con la casa entera"), entre otras muchas historias, creo que nos acercan a nuestras “madres de la constitución” y abuelas políticas de una manera muy humana, muy viva y sobre todo muy necesaria.

Concluyo aquí con mi profundo agradecimiento a las mujeres Constituyentes por su entrega histórica a la causa de la igualdad, y con una intervención de la Diputada canaria por UCD Esther Tellado en la película, cuando recordaba la experiencia vivida al entrar en aquel territorio tan desolado para las mujeres como la superficie lunar, y que conecta totalmente con mis propios sentimientos al iniciar la aventura del documental: “En aquel momento estábamos llevadas por una emoción, estábamos dominadas de un halo de fortaleza, de preocupación, de compromiso, estábamos pensando si éramos capaces de sacar adelante lo que nos habíamos comprometido. Yo miraba y decía, ¡en qué me he metido yo, ¿estaremos preparadas para luchar, cómo hemos dicho, que íbamos a luchar, por esto?”.

 

 Oliva Acosta. Directora de cine documental

Oliva Acosta fue responsable de comunicación en Naciones Unidas en N.York en asuntos de igualdad en “una anterior vida”, pero la directora y guionista gaditana ha desarrollado su trayectoria principalmente en el ámbito del documental para cine y televisión.  Su primer largometraje documental, “Reyita”, participó en numerosos festivales y se estrenó en salas en 2008. Guionizó y/o dirigió distintos documentales para Documentos TV-Tve, y posteriormente creó su propia productora, con la que acaba de producir y dirigir “Las Constituyentes”. Oliva Acosta es parte de la junta directiva de CIMA, como delegada en Andalucía. La Junta de Andalucía acaba de otorgar el premio Meridiana 2012 a su película documental, “Las Constituyentes” (www.lasconstituyentes.com).



[i]Sevilla, Julia (directora) e integrantes de la Red Feminista de Derecho Constitucional.; 2006: “Las mujeres parlamentarias en la legisltura constituyente”, Cortes Generales. Dirección de Estudios y Documentación de la Secretaría General del Congreso de los Diputados. Departamento de Publicaciones.  

[ii] Cenarro, Ángela.; 2009: « Compte rendu de lecture de l’ouvrage de Rosario Ruiz Franco, ¿Eternas menores? Las mujeres en el franquismo », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne], URL : http://ccec.revues.org/2517

[iii] Crespo, Laura ((5-11-2012 en prensa): El Imparcial 

 

 

 


VER COMENTARIOS (0)


DEJA TU COMENTARIO (Validación previa)




Introduce el código que ves en la imagen, si no puedes leerlo, actualiza la página (el código diferencia entre mayúsculas y minúsculas)


 1


Comparte las noticias y síguenos
en las principales redes sociales
Suscribete a nuestro boletín semanal y entérate de todo!
© CIMA Asociación de mujeres cineastas y medios audiovisuales |Política de Privacidad | Mapa Web | Diseño y Desarrollo web